ITALIA: EN UNA CIUDAD PROHIBIERON A LOS PELUQUEROS LAVAR DOS VECES EL CABELLO A SUS CLIENTES

ITALIA: EN UNA CIUDAD PROHIBIERON A LOS PELUQUEROS LAVAR DOS VECES EL CABELLO A SUS CLIENTES

La decisión de no permitir un segundo lavado de cabello a los clientes de peluquerías y barberías por parte del alcalde de Castenaso, Carlo Gubellini, es a causa de la sequía que azota a la región Centro Norte,  que está alcanzando niveles críticos que superan los de los últimos 70 años, los cuales  ocasionan pérdidas que sólo en la agricultura podrían llegar a alcanzar los mil millones de euros. 

Probablemente sea la primera vez que se limita el uso del agua en los salones de belleza mediante una ordenanza, tal como sucedió en esta ciudad de unos 16.000 habitantes, ubicada en la provincia de Bolonia, pero de acuerdo a lo explicado por Gubellini ante esta situación dramática cada gota de agua cuenta. "De un grifo dejado abierto salen una media de 13 litros por minuto", detalla el alcalde justificando la orden y continúa "los dos enjuagues clásicos superan al menos los 20 litros. Y en la situación en la que nos encontramos ya no nos lo podemos permitir".

Consultado por el periódico Il Corriere della Sera acerca del número de peluquerías que funcionan en la localidad Gubellini manifiesta: "Entre peluquerías y barberos tenemos una decena de salones. Si multiplicamos el agua utilizada para cada cliente, estamos hablando de miles de litros por día".  

Por otra parte, aclara que esta prohibición no tiene un propósito opresivo sino que pretende que los ciudadanos hagan un uso responsable de este recurso y que ha tenido una buena aceptación por parte de los habitantes del lugar. 

Cabe destacar que las multas a los infractores van desde los 25 hasta 500 euros. 

Esta medida se suma a la ya tomada anteriormente de prohibición de riego de huertas y jardines entre las 8 y las 21, estando autorizado el mismo para las zonas de hortalizas entre las 10 y las 18. 

"Espero poder modificar la ordenanza, pero la situación actual es verdaderamente alarmante. Hasta el 29 de junio, la región de Emilia-Romaña tiene las reservas de agua necesarias para regar los campos. A partir de julio, las cosas pueden empeorar drásticamente", concluye el alcalde. 

Es importante considerar que a las altas temperaturas de los últimos días, que han llevado a declarar alerta naranja en gran parte del país europeo, se suma la escasez de precipitaciones acumulada, ya que se registran un 40%-50% menos de agua de lluvia este año respecto a los promedios de los últimos años y hasta un 70% menos de nieve. 

Como consecuencia, el nivel de las aguas del río Po, de unos 650 kilómetros de longitud, que sustenta los centros industriales del país, se ha reducido en algunos sectores hasta un 80%, afectando desde la producción de verduras hasta la energía hidroeléctrica y la pesca, negativamente. Si bien siempre es importante cuidar el agua, en ese contexto, se torna vital.