OTRA MARCHA EN PARÍS CON INCIDENTES AISLADOS EN EL DÍA 43 DE LA HUELGA CONTRA LA REFORMA JUBILATORIA

OTRA MARCHA EN PARÍS CON INCIDENTES AISLADOS EN EL DÍA 43 DE LA HUELGA CONTRA LA REFORMA JUBILATORIA

Los sindicatos volvieron a manifestarse en la capital y otras ciudades de Francia. El presidente Macron sigue firme en su proyecto.

Los franceses volvieron a salir a las calles por sexta vez en Paris y diferentes regiones del país para resistir la reforma jubilatoria del presidente Emmanuel Macron. En el 43º día de huelga en Francia de transportes y Metros y a pesar del retiro de la edad mínima para jubilarse a los 64 años por parte del gobierno, la manifestación continuó, aunque fue menor que la anterior. Y más tranquila.

Unas 250.000 personas, según la CGT, partieron de la zona de Montparnase hasta la Plaza de Italie, en el sur de Paris, en medio de tensión, falsas partidas y el retiro de algunos Chalecos Amarillos de la Marcha. En el interior, la prefectura aseguró que las marchas convocaron 42.00 personas.

Los lideres de los sindicatos intransigentes, como la CGT y la Fuerza Obrera, encabezaron la marcha para galvanizar a su tropa y al mismo tiempo evitar la violencia que degeneró con los anarquistas Black Blocs en la última movilización.

Hubo tensiones a la llegada del cortejo a la Place d'Ítalie, con tarros de basura incendiadas y dos personas que bloquearon la filmación de las cámaras de seguridad. La policía notificó seis detenidos.

Philippe Martinez, líder de la CGT y desde el cortejo, dijo que “el gobierno no ha convencido con sus recientes anuncios sobre la edad del equilibrio”.

Jamás es demasiado tarde para hacer ceder al gobierno”, desafió este hijo de inmigrantes españoles que no entiende español. El líder sindical llamó a otros sectores a sumarse a la resistencia a la reforma jubilatoria. Ya se han sumado a ellos los ferroviarios, los abogados, los médicos, los kinesiólogos, los profesores, los estudiantes, los trabajadores del servicio de Metro y de ómnibus.

La manifestación partió de la Gare de Montparnase, con fuerte presencia policial y varias falsas partidas de la marcha. Finalmente, una porción de los Chalecos Amarillos se retiraron y la manifestación se lanzó, con los sindicalistas a la cabeza. A las cinco de la tarde y como caminaban en sentido contrario, bloqueaban el avance de la manifestación.

A pesar del frio parisino, los abogados marchaban envueltos en sus togas negras. Los médicos estaban con sus guardapolvos blancos al igual que los enfermeros. Los profesores y el servicio educativo manifestaron masivamente, a pesar de la tasa de huelguistas en baja en la educación nacional. Un 6,6 por ciento en la escuela primaria y 6,83 por ciento en los colegios y liceos, según el Ministerio de Educación. Pero la huelga de los educadores genera seria alteración en la vida familiar y más huelguistas: los padres no pueden trabajar porque no pueden enviar sus hijos al colegio y debe quedarse al menos uno de ellos a cuidarlo en su casa.

Retiro por puntos: todos perdedores. Retiro a los 60 años, todos ganadores”, cantaban los manifestantes.

Estamos todos cansados de esta huelga, de ir a pie a nuestros trabajos. Pero es una buena causa: no vamos a aflojar porque está nuestra vida de viejos en juego y nadie quiere quedar en manos de los especuladores financieros en nuestra jubilación”, dijo Danielle, una profesora de literarura, en la marcha.

La “edad del equilibrio hasta los 64 años” para trabajar, eliminado “provisoriamente por el gobierno de la mesa de las negociaciones, no alcanzó para conseguir una coincidencia entre sindicalistas reformistas y duros como la CGT, que sigue exigiendo el retiro de la reforma.

El presidente Emmanuel Macron amenaza con hacerlo pasar por decreto y forzando el mecanismo en el Parlamento, que es una prerrogativa del primer ministro Edouard Philippe.

 

FRACTURAS ENTRE LOS SINDICATOS

El frente sindical se fisura. Los moderados de la CFDT, que no participaron en la marcha, quieren negociar porque ellos estaban de acuerdo con un equilibrio financiero de las cajas jubilatorias pero no con la edad del equilibrio de 64 años. El riesgo es que pierdan algunos afiliados en el camino. La oposición es de acuerdo a como a cada uno le toque este nuevo sistema universal por puntos , que el gobierno quiere aplicar, abandonando los 42 regímenes especiales que rigen en Francia.

Muchos afiliados de la CFDT han roto su carnet de adhesión en la internet considerando a su postura “una traición”.

La CGT y Fuerza Obrera, que se niegan a aceptar esta reforma y exigen que sea retirada, denuncian que la oferta del gobierno de retirar la edad del equilibrio “es una trampa, una nube de humo” y siguen votando la huelga.

En UNSA, otro de los sindicatos moderados que puede contribuir a romper esta huelga interminable que los franceses siguen apoyando, están conformes con el retiro de la edad del equilibrio a los 64 años.

Hay sindicatos que se han encerrado en una estrategia de seis meses, en un brazo de hierro con el gobierno. Nosotros no estamos en la misma panera. Queremos el sindicalismo de soluciones, no de problemas”, precisó Laurent Escure, el líder de la organización. Pero sus afiliados en los ferroviarios no están de acuerdo con su posición y se quedan al lado de la CGT.

UNSA siente que la líder de ultraderecha Marine Le Pen está haciendo "una recuperación política y es la peor de las cosas que le puede pasar a las jubilaciones y a los jubilados”.

Le Pen ha acusado a los sindicalistas reformistas de “ser los idiotas útiles del macronismo”. Ella presentó este jueves su candidatura presidencial para el 2022 y puede conseguir un tusnami azul en este clima de furia en Francia.

Frenar la movilización ahora no tendría sentido. Es la movilización la que fuerza al gobierno a revisar su copia” insiste Philippe Martínez, líder de la CGT.

A pesar de la dura movilización, la huelga fue más débil este jueves en los transportes. Para el viernes se espera “un tráfico casi normal” en los trenes TGV de alta velocidad y con trenes TER asegurados de 8 de cada diez. El transporte internacional via el Eurostar tendrá un tráfico normal.